El pasado lunes 28 de diciembre estuve, junto con Vanessa García Leyva, a invitación de Tali Yita, en el programa “Señales de humo” de Radio universidad de Guadalajara para hacer un recuento o enumeración de aquellas actividades culturales o literarias que consideramos más interesantes de 2015, la idea era hablar también de aquello que no nos gustó, pero el tiempo ya no permitió alcanzar a hablar de esto último. Decidí entonces publicar en este espacio mi recuento de actividades o proyectos que más me gustaron en 2015 y también de aquello que se puede mejorar o que no me agradó.

Según yo, para favorecer la lectura lo dividí en dos, un primer texto con lo positivo y en días próximos la lista de aquello susceptible de mejora.

De Lo bueno no tan poco

#MercadoLiterario
Por segunda año consecutivo se realizó este punto de encuentro de editores y lectores organizado por Samantha Saavedra en su café librería Palíndromo. Se realizó un ajuste de fecha pues la primera edición se llevó a cabo en octubre de 2014, y la segunda en julio de 2015.

2015-07-09 19.29.35 HDR-2

En este #MercadoLiterario se contó con la presencia de más de 20 expositores entre editores y revistas. Lo más interesante, y que marca el crecimiento del proyecto, fue que no sólo se trató de vender o presentar libros y revistas, se realizaron diálogos en torno a la actividad literaria local, se establecieron conexiones entre algunas editoriales, se habló de temas paralelos como la ilustración e incluso algunos editores buscaron construir una sociedad que permita trabajar en equipo en aquellos temas que siguen siendo para muchos talón de Aquiles: participación en ferias y exposiciones y distribución. Esperemos que en 2016 se convierta en una de las actividades editoriales más importantes de la ciudad.

Buensalvaje México
El proyecto original nació en Perú y la definición parece sencilla, una revista de literatura con reseñas, crítica, comentarios, opiniones, avances editoriales, relatos, poemas, gráfica e ilustración de alta calidad.

Se escribe fácil, pero consolidar una idea así requiere un elevado gasto de energía, paciencia, administración de recursos y mucha pasión, que en este caso alcanzó para que en Perú ya cuenten con 16 números editados, y para que el impulso se contagiará en Costa Rica, Colombia y España.

En el caso de México el editor Felipe Ponce fue el que se contagió y tomó el toro por los cuernos. No es una labor fácil, es una apuesta de la cual ya van dos números y de la que no se sabe hasta cuántos podrá llegar, pero esperamos que sean muchos.

BuensalvajeMX_01-02

Me gusta la idea porque a diferencia de algunos suplementos que se sueltan cual botellas al mar en la edición general de un periódico (sí, quedan algunos en la capital y tal vez en alguna otra ciudad del país, lo desconozco), en el caso de Buensalvaje México, su edición de 30,000 ejemplares se distribuye en aquellos puntos más cercanos al público interesado en la lectura, las novedades literarias, las reseñas, opiniones y recomendaciones de libros, es decir: en librerías, bibliotecas, cafés, escuelas, etcétera.

Sí aún no la conocen vayan a buscarla, también se puede consultar en línea y seguirla en redes sociales
http://buensalvaje.com/
@BuensalvajeMX

Librerías y centros culturales alternativos
2015 también nos trajo a la ciudad una librería como Elegante Vagancia que sin mucho aspaviento ha logrado colarse en el gusto de aquellos lectores que saben que elegir un libro, y comprarlo, no es una visita al centro comercial, de aquellos que se quieren sentir como en casa, sentarse en la sala, revisar con detenimiento las opciones del librero, elegir entre una edición nueva de alguna editorial alternativa o emergente o una primera edición de algún clásico o revista del siglo pasado. Si no se cansan de decir que “aman los libros” visitar Elegante Vagancia es un must.

Processed with VSCO with s2 preset

Otra librería que se consolidó en 2015 (en realidad también es editorial, cafetería y espacio cultural), fue Impronta. En su espacio de librería cuentan con bellas ediciones artesanales y no artesanales, un catálogo selecto y se transmite el espíritu de sus ediciones: un poco de nostalgia por aquella impresión mecánica tipográfica y de “muy buen gusto”. La casa en que se ubica cuenta con una cafetería, es sede de la editorial del mismo nombre, en ella se montaron varias exposiciones a lo largo del año y también tuvieron diversos talleres.

No podía faltar Palíndromo, que con un poco más de recorrido es ya un referente en la ciudad, no sólo porque en su librería se consigue casi toda la producción de los sellos editoriales locales, también se ha consolidado como un foro para las actividades literarias pero más que nada las musicales.

PAOS residencias
Este fue una de las actividades, no necesariamente literaria, que más me gustó. En particular la residencia de Palacio de la fatalidad en la que se pudo visitar casi in situ (es la idea), la sala de Carlos Maldonado, el artista visual que mueve los hilos esta editorial que no es exactamente una editorial. Palacio de la fatalidad es un proyecto sui géneris, no es del todo una editorial ya que no es del interés de su “editor” hacer libros por volúmenes y distribuirlos, se trata de hacer pocos ejemplares, muy pocos realmente, pegados y cosidos artesanalmente cuidando los aspectos de diseño y acabado desde un punto de vista de artista visual. Su búsqueda es la experimentación, tanto en y con los textos que publica como en el formato de los mismos. Si no pudieron visitar esta residencia artística en la Casa Taller Clemente Orozco, pueden buscar en la red algunas muestras del trabajo ya que difícilmente encontrarán ejemplares en alguna librería.

Palacio-de-la-fatalidad

En este mismo espacio destacó la residencia del llamado “Archivo Lázaro”, un acervo de fanzines con el cual se cuenta una versión del desarrollo de las culturas alternativas en los años 80 y 90 del siglo pasado. Mucha cultura visual para interesados y nostálgicos, punks o no.

Actividad cultural: mucha agenda y nuevos espacios
Si bien el año pasado comenzó lento en cuanto a actividades literarias, conforme los meses transcurrieron se fue acrecentando hasta un punto en el que en un mismo día se podían contar cuatro o hasta cinco actividades simultáneas entre lecturas, presentaciones de libros, charlas, exposiciones, obras de teatro y conciertos. Por otro lado también surgieron o se mantuvieron vivos espacios interesantes para las actividades como Casa Teodora, Casa Musa, Caballo de cartón, Pedro y el león, resurgieron algunos más como Primer piso, que tuvo mucha actividad gracias al entusiasmo de Óscar Tagle y sus ciclos de lectura, o bien lograron salvarse y continuar en activo como Rojo café.

FIN DE LA PRIMERA PARTE