— Experimentos con la verdad

Close up

Correo electrónico, alguien pregunta: ¿ya no has actualizado tu blog, por qué?

Panorámica

La ciudad desde una azotea, es la hora no precisa en que la noche toma forma, en el horizonte un ligero resplandor solar, de fondo el rumor de los autos en una avenida que no se alcanza a ver y sonido de grillos

Fade out

Close up

Despertador digital. Alarma activa.

Zoom out

Habitación con luces apagadas. Luz matinal se cuela por las ventanas.

Disolvencia.

Un escritorio y una computadora encendida. En el monitor una plantilla de wordpress abierta. Unas manos sobre el teclado. La página se actualiza. Junto a la computadora una taza de café humeante.

Ya es de día.

 

 

 

Read More

Un espacio virtual, tan virtual que se diluye.

La leyenda de un futbolista que intenta regresar una vez a la cancha tras meses, quizá años de estar en retiro y por supuesto con sobre peso.

A falta de palabras con el arte suficiente saludar con el sombrero ajeno de alguien que se levanta cada día para invariablemente escribir. La disciplina férrea como una manera, para quien la tope, de alcanzar alguna meta. Y yo me quedo con las palabras de José Miguel Tomasena al recibir el Premio Nacional de Cuento INBA-SLP 2013 (y las robo, perdón homenajeo, al citarlas en este blog), porque me parecen sinceras, porque de entre muchos discursos vacíos de autores de prestigio estas ideas las siento más cercanas a mis ideas. Esperemos ahora poder leer el libro y más cosas de Tomasena.

Hola a todos. Buenas noches.

Me siento muy contento de estar aquí.

Gracias al INBA y a la Secretaría de cultura de San Luis Potosí. Gracias también a Bernardo Esquinca, Alberto Chimal y Armando Vega-Gil, escritores a los que admiro mucho, por haber juzgado mi trabajo y por haber escrito palabras tan gentiles sobre mi libro.

Dice Enrique Vila-Matas que cuando era joven, vio a André Malraux y dijo: yo quiero ser escritor. El problema era que, para ser escritor, había que escribir. Después descubrió que no bastaba con escribir, sino que había que escribir muy bien. Y más tarde, que entre escribir muy bien y ser Kafka o Borges, había un abismo. Me gusta pensar en este texto de Vila-Matas ahora para situar este premio en perspectiva. Es cierto que por primera vez hay un motivo sólido en mi curriculum para que yo pueda recibir el título de escritor, como ya soy periodista, profesor o papá.

Durante los últimos seis años, he procurado –con mayor o menor éxito, según la temporada– levantarme temprano y escribir. En cafeterías o en mi estudio; en papel o en computadora, me he dedicado a ordenar palabras, frases, párrafos, durante una hora y media. (Así es que debería agradecer en primer término a Alicia, mi esposa, que ha tenido que padecer los timbrazos de mi despertador).

En el hábito de la escritura he encontrado una satisfacción enorme, que me ha enseñado a mirar de otro modo, a elegir las palabras, a descubrir detalles que no era capaz de percibir, a descubrirme a través de las criaturas y situaciones que invento.

Soy escritor porque escribo. No por los premios, ni por los cheques, ni porque eventualmente mi nombre aparezca en la portada de un libro. Soy escritor porque realizo un acto cotidiano, que consiste en ordenar palabras, frases, párrafos, como lo realizaron cientos de colegas que enviaron manuscritos a este concurso y que no ganaron.

Quiero detenerme en este hecho, que me parece milagroso, revolucionario, porque obedece a una lógica que rebasa la literatura y que me parece central para este país. Me refiero al hecho de que miles, millones de personas, dediquemos nuestro tiempo, nuestra vida, a actividades que nos apasionan, robándole tiempo al tiempo.

Algunos escribimos, leemos; otros rescatan perros, coleccionan timbres postales, juegan Magic, se disfrazan como personajes de Star Wars, enchulan sus coches, hacen grafitis, programan software libre, organizan paseos en bici, trabajan como voluntarios en hospitales, parroquias, ONG’s, forman grupos de rock de cochera que suenan espantoso, corren en el parque, juegan futbol, suben video-tutoriales a Youtube, hacen huertos urbanos, reparten la comunión, militan en organizaciones políticas que nunca ganarán nada, dibujan comics, organizan fiestas patronales, hacen tortas para los migrantes, escalan montañas, bordan por la paz.

Nadie nos paga. Nadie nos obliga. No esperamos más recompensa que la satisfacción propia de la actividad. Lo hacemos porque nos gusta, porque nos late, porque sí. Cuando actuamos de este modo, porque sí, trascendemos las obligaciones morales, las imposiciones del mercado, las penurias del trabajo asalariado. Cuando actuamos así, somos libres.

¿Será que nuestra tragedia nacional, tapizada de cadáveres y fosas clandestinas, niños sicarios, colgados, encajuelados, levantados, decapitados, desaparecidos, enajenados en maquiladoras de luces siniestras, tiene que ver con la imposibilidad de construir un país en el que la gente pueda hacer lo que le gusta, y al hacerlo, ser quien quiere ser?

Siempre estaré agradecido con mis primeros lectores, los que leyeron estos y otros textos en sus fases embrionarias. Nadie les pagó, nadie los obligó. Lo hicieron porque sí, porque me aprecian, porque quisieron: Carlos Postlethwaite, Victor Ortiz Partida, Lizeth Arámbula, Antonio Ortuño, Janny Amaya, Tomás Blanco, mis hermanos Pablo y Andrea, y por supuesto, Alicia, mi esposa.

Espero que todo lo que venga para mi después de este premio me permita encontrarme con otros hombres y mujeres libres que se dedican a hacer lo que en el fondo me gusta más: leer. He trabajado en soledad durante muchos años. Es tiempo de que mis cuentos viajen, sigan su curso, se encuentren con sus lectores.

Muchas gracias.

 

Si quieren conocer más del autor, pueden visitar su espacio en facebook: https://www.facebook.com/jmtomasena

Read More

Porque el hecho fundamental de todos es que vivimos un tiempo, pero moriremos dentro de no mucho. Ese hecho es la auténtica causa esencial de nuestra rabia, dolor y desesperación. Y uno puede huir de él o, mediante el amor, puede aceptarlo.

Cuando te quedas en tu habitación y te encolerizas o adoptas una actitud de desdén o te encoges de hombros [...] el mundo y sus problemas  te intimidan de manera extraordinaria. Pero cuando sales y estableces una relación real con personas reales, o incluso con animales reales, existe el peligro muy real de acabar queriendo a algunos de ellos. Y a saber que puede ocurrirte entonces…

Jonathan Franzen

“El dolor no os matará” en Más afuera

Read More

Pues nada, que sigo sin encontrar el “tema” adecuado para mi blog.

Se aceptan sugerencias.

Read More

Ha pasado el tiempo. ¿Un lustro? Tal vez. No fue París, pero ¿acaso importan los nombres? ¿las geografías? Ella y su sonrisa. Ella y su risa. (Que no es lo mismo) Ella y sus fotografías. ella y sus mascotas. Llegó como una canción de Calamaro, como las letras de una canción de Calamaro y se fue como un tango. ¿Se fue? Lo cierto es que ahí quedan en la memoria esos momentos de felicidad intensa. ¿Para que sirve el amor? No lo sé, quizá para todo lo que dice esta canción en voz de Piaf  y Theo, quizá para que algunas tardes, con lluvia o sin ella, guiñemos el ojo al pasado y sepamos que la vida pasa, pasa y se va.

NOTA: El primer video es el de mejor calidad. Se pueden apreciar los trazos de buena manera. Sin embargo, me pareció pertinente adjuntar el segundo ya que cuenta con subtítulos en español de la letra de la canción (al parecer no todos dominamos el francés), que complementan la historia que se cuenta. A ver que les parece a ustedes.

Read More

Panorámica metropolitana from Antonio Marts on Vimeo.

Probando la nueva función de video de Instagram en el parque Metropolitano

Read More

tormenta

Viene la tormenta. Y mañana es Lunes. ¿Descansar? ¿Acaso existe esa palabra en el vocabulario?. De fondo el pitido del tren. Y la hora nacional en el cuarto de al lado. La gente se enamora. Otra se pregunta por qué la soledad. Relámpagos. En el whattsapp mensajes de fantasmas. Las piezas de un rompecabezas que abarca el mundo. Las cuentas. Transferencias para el día de mañana. Lecturas que siguen pendientes. Una cena. La salud. Revisar el archivo, casi, muerto y desterrar de una pasada 5 años de historial. ¿Un lastre menos? Mirar en el espejo la inconformidad. Retomar lo del blog por la causa original. Ella. Una persona. Lejana. Original. Única. Latente en la memoria aunque los caminos se hayan bifurcado. Y el que escribe se nota con un cansancio mental tremendo, la soltura perdida, sin condición para recorrer la cancha sin sentir que el aire se escapa. Proyectos estacionados. Promesas en el congelador. El paso del tiempo. Las cosas nuevas que parecen antiguas. Los deseos. El dolor de garganta. El cansancio. Mental y física. La tormenta.

Read More

BATALLA01

Inicia comunicado. Después de meses sin novedades, ¡volvemos!, o al menos se hará el intento. Porque estamos en guerra, una guerra a nivel mundial entre dos facciones. Verdes y Azules. Azules y Verdes. Una batalla entre la inteligencia y la razón, contra la cerrazón y la pequeñez de miras. El arma un móvil android. La aplicación: Ingress. Por su seguridad deberían informarse. Fin del comunicado.

Read More